Viagra: un fármaco exitoso gracias a su efecto adverso

La expresión «no hay mal que por bien no venga» cobra todo el sentido cuando hablamos del fármaco sildenafilo, conocido popularmente como Viagra. El efecto adverso que provocó durante los ensayos clínicos permitió que se posicionara como tratamiento para la disfunción eréctil, una condición con consecuencias psicológicas asociadas.

Para entender cómo se produce la erección, debemos conocer la anatomía del pene. Este órgano está formado por 3 compartimentos cilíndricos: uno llamado cuerpo esponjoso, donde se sitúa la uretra, y otros 2 llamados cuerpos cavernosos. Durante la erección, los vasos sanguíneos del pene se relajan, permitiendo que la sangre entre en los cuerpos cavernosos del órgano y aumente el tamaño del pene. Es un proceso en el que intervienen tanto el sistema nervioso como el sistema circulatorio.

A nivel molecular, cuando el individuo experimenta un estímulo sexual produce óxido nítrico, un gas generado en los nervios y vasos sanguíneos que irrigan el pene. El gas permite la relajación y dilatación de los vasos, consiguiendo que llegue más sangre a los cuerpos cavernosos y se dé la erección.

La disfunción eréctil se define como la incapacidad para conseguir una erección o mantenerla con la suficiente firmeza para tener una relación sexual. Puede darse por diversas causas: psicológicas (p.e depresión), problemas cardíacos, hipertensión, obesidad, diabetes, tabaquismo, etc. Suele presentarse en aproximadamente el 31% de los hombres entre 50-59 años y aumenta con la edad.

La disfunción puede tratarse mediante el sildenafilo, un fármaco descubierto en 1989. La empresa Pfizer buscaba un tratamiento para la angina de pecho y tras varios ensayos clínicos, el fármaco no mostró los efectos cardíacos deseados. No obstante, algunos de los participantes varones reportaron como efecto adverso la erección después de la toma del fármaco. ¿El fármaco sildenafilo podría ser un tratamiento para la disfunción eréctil?

Así, se iniciaron investigaciones para entender cómo el sildenafilo realizaba su función y si podría ser un fármaco candidato para tratar la disfunción eréctil. Su mecanismo de acción es el siguiente. El fármaco bloquea la proteína llamada PDE5 (fosfodiesterasa 5), presente en los cuerpos cavernosos del pene. Esta proteína inhibe de forma indirecta la acción del óxido nítrico y, a su vez, la vasodilatación. Al bloquear PDE5, el fármaco permite que se mantengan la relajación de los vasos sanguíneos y, en consecuencia, la erección. Finalmente, en 1998 el fármaco fue aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés).

Si te ha parecido interesante el curioso descubrimiento el sildenafilo ¡no olvides darle a me gusta!

Referencias:

Goldstein I et al. The serendipitous story of sildenafil: an unexpected oral therapy for erectile dysfunction. Sex Med Rev 2019;7:115-128

Mayo Clínic. Disfunción eréctil. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/erectile-dysfunction/symptoms-causes/syc-20355776 Fecha de acceso: Julio 2020

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.