La terapia para recuperar el olfato tras la COVID-19

Con la reciente ola de nuevos contagios son muchas las personas que están sufriendo las consecuencias del COVID-19. Entre los síntomas más característicos encontramos la pérdida del olfato, la cual puede durar desde unos días hasta varias semanas tras la infección. Los especialistas han desarrollado una terapia para recuperar este sentido.

¿Por qué perdemos el olfato con la infección por SARS-CoV-2?

Un estudio de las Universidad de Harvard ha encontrado la respuesta. Para entender por qué perdemos el olfato, debemos entender cómo entra el virus en nuestras células. Cuando el SARS-CoV-2 contacta con nuestras vías respiratorias, busca penetrar y atacar a las células. Para ello, se une el receptor ACE2 situado en la membrana y accede al interior celular. No obstante, las neuronas sensoriales olfativas de nuestra nariz, encargadas de captar y transmitir la información sobre el olor, no presentan dicho receptor. Es decir, el SARS-CoV-2 no puede atacar a estas células.

Entonces, ¿por qué perdemos el olfato? La clave está en las células que dan soporte a las neuronas. Estas células sí presentan el receptor y son afectadas por el virus, afectándose así su función. Al dejar de prestar ayuda a las neuronas olfativas, éstas también se ven afectadas a la hora de captar la información sobre el olor.

La anosmia e hiposmia son la pérdida total o parcial del sentido del olfato respectivamente. Este síntoma aparece en casi un 50% de las personas que sufren la enfermedad y suele ser más frecuente en personas que han sufrido un COVID-19 leve. De media, la alteración en el olfato suele durar unos 9 días. No obstante, algunas personas desarrollan el síndrome de la COVID-19 persistente, en el cual persisten los síntomas tras semanas o meses desde el inicio de la infección. Se estima que sucede en el 10-20% de los casos de COVID-19 positivo.

El hallazgo de Harvard es importante ya que demuestra que los circuitos neuronales del olor no quedan dañados tras la COVID-19 y, por tanto, la pérdida del olfato no debería ser permanente. Otras infecciones virales son capaces de dañar las neuronas olfativas y la recuperación del gusto y el olor es más lenta.

Rehabilitación olfatoria

Los especialistas han desarrollado una terapia basada en regenerar la capacidad olfativa. En la primera visita, el médico realiza el test de la olfatometría para medir capacidad olfativa del paciente. Una vez detectada la pérdida del olfato, se inicia una terapia que puede durar entre 6 a 12 meses. El paciente entrena su sentido del olfato exponiéndose dos veces al día a distintas sustancias odorantes (fragancia frutal, mentolado, aromático y floral).

Varios estudios científicos han demostrado la eficacia de la rehabilitación olfativa para los pacientes post COVID-19. La terapia mejora significativamente la función olfatoria, especialmente si se sigue durante más de 28 días. Dada su seguridad y no invasividad, esta terapia está altamente recomendada para pacientes con pérdida de olfato.

En conclusión, hemos visto que la pérdida del olfato es un síntoma común y que suele solucionarse en cuestión de días. No obstante, en caso de no recuperarse podemos acudir al profesional médico para evaluar nuestro caso y empezar la rehabilitación olfativa.

Referencias:
Sociedad Española de Otorrinolaringología. Disfunción olfatoria en la COVID-19 persistente. Disponible en: https://seorl.net/wp-content/uploads/2021/06/Disfuncion-olfatoria-en-la-COVID-19-persistente.-Actualizacion.pdf

Imagen de Freepik.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.