¿Cómo obtienen los animales su coloración azul sin usar pigmentos?

El azul se encuentra en una gran variedad de vertebrados: peces, aves, anfibios, reptiles e incluso mamíferos. No obstante, la coloración azul no proviene de pigmentos sino de la reflexión de la luz.

Cuando la luz incide sobre una superficie, puede reflejarse cambiando alguna de sus propiedades, como la longitud de onda. Cada color tiene una longitud de onda distinta: los colores fríos (azul, violeta) tienen longitudes cortas y los colores cálidos (rojo, amarillo) tienen longitudes largas.

Los vertebrados con coloración azul presentan una superficie con propiedades especiales. Debido a esto, la luz que incide sobre ellos puede ser reflejada con longitudes de onda más cortas, dando así una coloración que el ser humano percibe como azulada o violeta. Es gracias a la estructura microscópica de la superficie de los animales que aparecen los llamados colores estructurales. La coloración azulada junto con los pigmentos amarillos permite obtener el color verde en la mayoría de las especies de aves, anfibios y reptiles. El blanco y el violeta también suelen surgir por la coloración estructural.

La luz que incide puede salir reflejada con longitudes de onda más cortas, dando así una coloración que el ser humano percibe como azulada o violeta.

En la naturaleza, solo se conocen dos especies que tengan el color azul derivado de pigmentos: el pez mandarín (Synchiropus splendidus) y el pez mandarín psicodélico (Synchiropus picturatus). Estos animales típicos de las aguas tropicales del Pacífico poseen pigmentos azules y se caracterizan por una amplia variedad de naranjas, verdes y azules.

Pez mandarín (Synchiropus splendidus)

La chara azul, también conocida como arrendajo azul o urraca azul, es un claro ejemplo de la coloración estructural. Este pájaro habita desde el sur de Canadá hasta el sur de los Estados Unidos y se caracteriza por su plumaje blanco y azul. No obstante, la coloración azulada no se debe a un pigmento sino a la reflexión de la luz. Si se presionan sus plumas o se sitúan en una zona sin incidencia directa de la luz, se observa como el color azul desaparece.

Chara azul (Cyanocitta cristata)

Este fenómeno sucede por la estructura microscópica de las plumas: se combinan capas de queratina con capas de aire formando una red que permite reflejar la luz en tonalidades azules. En las aves como el pavo real o el colibrí, también son típicos los colores estructurales iridiscentes –aquellos que cambian de color según el ángulo desde el que se miran–.

Mandril (Mandrillus sphinx)

Los mamíferos son los animales vertebrados que presentan menos coloración azulada. Algunos primates, como el mandril o el mono vervet, y varios marsupiales tienen zonas azules en su piel gracias a la reflexión de la luz. A pesar de existir varias hipótesis, se cree que el color azul tendría una función relacionada con el estatus social del individuo y los colores más potentes ofrecerían una ventaja durante el apareamiento.

Si te ha gustado y quieres más artículos sobre animales ¡dale a me gusta!

Referencias:

  1. Bagnara JT et al. On the blue coloration of vertebrates. Pigment Cell Res 2007;20:14-26
  2. Pennisi E. Shedding light on avian iridiscence. Science 2003;299:504
  3. The encyclopedia of world wildlife. Parragon 2008. Mike Briggs y Peggy Briggs.
  4. Umbers K. On the perception, production and function of blue colouration in animals. J Zool 2013;289:229-242.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.